OBSTINADO PERO SUMISO

He vivido mis días de una forma muy tranquila, siempre entre mis quehaceres, el hogar, la familia, el trabajo. Y especialmente cuando llego al trabajo se respira un clima de obstinación, como si a todos aquellos que están dentro les obstinara estar allí, donde se ganan el pan de cada día. Sin embargo, para mí siempre transcurre cada minuto y cada segundo mientras estoy totalmente concentrado. Aveces incluso hago tiempo para irme al baño, ver un video porno en mi celular, pajerame, e incluso continuar con el obstinado clima de cada día. De veras que todos en algun momento de la vida somos así de intensos, pero hay desahogarse, y esto me lo recomendó un buen amigo que conocí en la calle y que me habló de una dominatrix que sabe como llenar esos espacios donde se necesita perder ese caracter obstinado para convertirse en su esclavo fiel y sumiso. He pensado que sería una experiencia totalmente nueva, pero tenía que experimentar cuanto de bueno y de cierto es que pueda calmar esta sed de rabia que llevo aveces dentro. Llegué a su sitio luego de una llamada interesante, en la que me preguntó tanto que de veras me hizo sentir aún mas amargado y ostinado. Apenas llegué, nos sentamos, hablamos de mis problemas, a cada situación que le explicaba me hacía sentir como cual marica estúpida que se confiesa en la iglesia después de haberse tirado al mismo sacerdote, así de estúpido. Lo peor, para cada razonamiento tenía una burla sarcástica, una frase que delataba lo degenerada y cruel que era, y eso hacía que creciera en mí, mucha mas obstinación, al punto que era ya evidente para ella, hasta que me dijo: Grita!!!! Si te la gana grita, rompe todo, destruye todo, hazlo!!!! Y de veras, grité mucho, rompí tantas cosas de su casa que pensaba que era algo normal por lo que había pagado, pero no, comenzó allí el calvario, comenzó allí la historia de venganza cruel, severa y despiadada de esta experta devoradora de hombres. Me amarró, me pegó tan duro que mi piel ardía, me insultaba y me humillaba, era un dolor intenso, era una humillación desenfrenada, era una loba herida esa mujer, jamás había tendio una experiencia de humillación y de castigo ni aún cuando era un chico, donde mis padres solo me castigaban eliminando mis visitas de mis amigos. Fué una hora entera, mi cuerpo estaba cansado, no me sentía bien, pero deseaba vivir eso, deseaba estar allí, deseaba ya ver el fin. Para mi sorpresa, cuando llegó el final, fué poco a poco quitando todos esos nudos, mi piel comenzaba a respirar, mi cuerpo comenzaba a moverse, hasta los ojos me lloraban solos, estaba cansado. Me comenzó a preguntar sobre mi madre, su historia de vida, y al hablar de ella, se me hicieron las lágrimas en los ojos, con cada pregunta de mi vida, me sentía tan estúpido. Pero con cada lágrima su acción era suave y confortante, no fue un encuentro de sexo como creí que sería, pero fue realmente fascinante. Hoy, en mi oficina, aún cuando todos viven obstinados, me despego de todo y de todos, me sumo en ese recuerdo de lo que viví ese día, y me olvido de todo, viendo como de forma tan tonta los demás siguen infelices, mientras yo he decidio a cambiar gracias a esta dominadora máxima que me hizo pagar una a una tantas lamentelas que tenía.

Vota la storia:




Non ci sono commenti

Per commentare registrati o effettua il login

LOGIN
REGISTRATI

Errore

Hai dimenticato la password? Errore
Attendere prego
Registrati ora!